ESTRATEGIA NACIONAL DE CIENCIA, TECNOLOGÍA, CONOCIMIENTO E INNOVACIÓN PARA EL DESARROLLO DE CHILE – 2022


Esta Estrategia – la primera desde que se promulgó la ley que crea al Ministerio de CTCI y a este Consejo – tiene una vocación fundacional, dada por el marco conceptual en la que se apoya, y la Visión y el Propósito que orientan su contenido.


La Visión que plantea - Chile, un país que genera desarrollo y bienestar de manera sostenible e integral, basado en una Sociedad del Conocimiento - se funda en el hecho que en el siglo XXI el conocimiento, en sus distintas formas, permea la gran mayoría de las manifestaciones de la sociedad.


Su Propósito, que la Ciencia, la Tecnología, el Conocimiento y la Innovación (CTCI) constituyan un pilar fundamental de la sociedad, para impulsar la creación de valor entendida en un sentido amplio, contribuyendo a la preservación de la biósfera, sus ecosistemas y su biodiversidad, y al desarrollo de una sociedad inclusiva y ética, busca alcanzar el desarrollo y satisfacer así las aspiraciones individuales y colectivas de la población, para lo cual la CTCI resulta crucial.


Se hace cargo, además, de orientar ese desarrollo en una dirección que preserve el sustrato físico y biológico – ecosistemas y biodiversidad - sobre el que se sustenta la vida humana, de gran importancia dadas las amenazas que sobre aquel se ciernen. Y, a su vez, reconoce que lo anterior debe incorporar, insoslayablemente, la reflexión democrática que la sociedad haga sobre sus modos de convivencia y formas de organización social, de manera que sustentada en principios éticos, las oriente hacia la inclusión y la equidad. Para ello, las disciplinas asociadas a las Ciencias Sociales y a la investigación en Artes y Humanidades, constituyentes de la CTCI, son muy importantes.

Para llevar adelante una Estrategia de este tipo, resulta fundamental que la sociedad impulse con convicción y perseverancia un Ecosistema de CTCI. Este está formado por el conjunto de instituciones de investigación y fomento de actividades ligadas a la CTCI, las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que las apoyan, los sistemas de conocimiento local y nacional, las empresas de diverso tamaño, universidades y centros educacionales, entre muchos otros. Dicho ecosistema constituye una compleja red de nodos y de interacciones entre ellos, cuyas actividades, con distintos propósitos e intereses, y entrelazadas entre sí, potencian la creación, intercambio y transferencia de conocimiento en su interior. Es en esta interacción y transferencia que se crea y emerge el valor relevante para la sociedad en su conjunto. Los principales atributos que este debe exhibir son la diversidad de disciplinas y actividades que contenga, la fortaleza de la conexión entre sus nodos, la lógica de red de su funcionamiento y una fuerte vinculación con las necesidades de la sociedad en su operación. Adicionalmente, resulta crucial contar con las capacidades humanas necesarias para que todo ello ocurra.

Esta Estrategia entrega una serie de orientaciones y lineamientos para fortalecer el Ecosistema CTCI.


Se requiere relevar ante la ciudadanía la contribución que la CTCI puede hacer para impulsar el desarrollo del país y su bienestar social, de modo que la interacción entre el ecosistema y la sociedad se retroalimenten de manera virtuosa.


Es necesario profundizar la multiplicidad de disciplinas que el ecosistema promueva y la diversidad de roles y trayectorias que quienes en él participen puedan realizar. Asimismo, se debe potenciar los vínculos internacionales para lograr las masas críticas y alcanzar la escala requerida para conseguir aportes significativos, aprovechando para ello las singularidades territoriales del país.


Es importante poner en valor los territorios mediante Estrategias Regionales de CTI que se articulen armónicamente para contribuir a la Estrategia Nacional. Ello requiere de descentralización administrativa en la toma de decisiones y desconcentración de capacidades en la generación y utilización del conocimiento, sin que ello implique una fragmentación de los esfuerzos o pérdida de la unidad de propósito.


No hay duda que un fortalecimiento permanente de los recursos destinados al Ecosistema CTCI forma parte de esta Estrategia, de modo que sus distintos componentes adquieran mayor robustez, calidad e importancia. Entre ellos, la generación permanente de conocimiento y desarrollo tecnológico, proveyéndola de las condiciones necesarias para su despliegue permanente y reconociendo su rol crucial en el mundo contemporáneo. También, el continuar y potenciar la innovación y el emprendimiento como actividades cuyo impacto en la creación de valor está conectado más cercanamente con las necesidades y aspiraciones de la población, y que hoy juegan un rol crítico frente a las grandes transformaciones que enfrenta la sociedad. Asimismo, el relevamiento del rol crucial que juegan las ciencias sociales y la investigación en artes y humanidades, tal como se mencionó, para que su fortalecimiento contribuya al desarrollo del país.


Finalmente, esta Estrategia propone cinco Catalizadores de la Visión, que actúen como aceleradores de la capacidad transformadora que la CTCI tiene, de manera de lograr el Propósito planteado:

  1. La CTCI inserta en un Relato País que haga sentido a su gente, para generar identidad interna y ante el mundo, basada en las condiciones únicas e irrepetibles que el país tiene como atractor de ciencia de clase mundial y tecnología de punta. Eso permitirá otorgar a la CTCI la prioridad que requiere para impulsar el desarrollo del país.

  2. La CTCI al servicio de los Desafíos País y las necesidades de sus habitantes. Existen numerosos desafíos nacionales, y cuyas soluciones pueden también ser exportadas al mundo, que exigen esfuerzos multidisciplinarios, dinamizadores de todo el ecosistema, que pueden acelerar las transformaciones que el país y su gente requieren. La Estrategia entrega varios ejemplos de ello, como el desarrollo de las energías limpias, abordar los problemas del agua, impulsar la resiliencia ante desastres naturales, promover la alimentación saludable, atender los desafíos de migración, inclusión o envejecimiento de la población, entre muchos otros. Para todos ellos la CTCI resulta fundamental.

  3. La CTCI como un aportante crítico para conseguir la Sustentabilidad de los ecosistemas y la preservación de la biodiversidad, en un mundo en que se encuentran amenazados poniendo en peligro el futuro de la humanidad. Los desafíos que eso plantea solo pueden abordarse mediante la CTCI, de modo que el efecto dinamizador que ello tiene sobre todo el Ecosistema CTCI y sobre la creación de valor en direcciones distintas a las tradicionales es gigantesco.

  4. El rol que la CTCI puede jugar en la Complementación público-privada requiere ser impulsado con particular vigor. Así como el sector público tiene un especial protagonismo en los procesos de generación de conocimiento y promoción de las innovaciones tecnológicas, el sector privado juega un rol primordial en acercar esos resultados a la ciudadanía mediante su implementación productiva. Aprovechar las capacidades de ambos y relevar sus roles potenciará la CTCI de maneras que no han sido correctamente aquilatadas hasta ahora.

  5. La Educación en CTCI y la CTCI en la Educación constituyen un pilar fundamental del desarrollo. No es posible alcanzar los objetivos que esta Estrategia plantea sin potenciar la educación de quienes constituyan las futuras generaciones de chilenos y chilenas, interconectándola de manera creciente con la CTCI y sus avances.

 

El país se encuentra en una coyuntura de revisión institucional, para cuyas tensiones la CTCI puede constituirse en un punto de encuentro, que aporte una renovada unidad de propósito, que entregue una mirada de futuro apoyada en las herramientas efectivas que el conocimiento otorga, y que dinamice las fuerzas creativas de sus ciudadanos para que sus aspiraciones se hagan realidad.

Mayo 2022